Neurocirugía


neurocirugia

La Neurocirugía es la especialidad médica que se encarga del manejo y tratamiento quirúrgico de muchas de las enfermedades y lesiones que afectan al cerebro, la médula espinal y sus cubiertas, las meninges, además de los nervios y en muchas ocasiones la patología de la columna vertebral.

Las diversas áreas donde de desarrolla la neurocirugía son:

  • Intervención neurocirugía
  • La cirugía de Columna
  • La neurooncología
  • La neurocirugía funcional
  • La cirugía vascular cerebral
  • La neuroendoscopia
  • El traumatismo cráneo-encefálico
  • La neurocirugía pediátrica

Áreas

Neurooncología

Comprende el manejo y tratamiento de los tumores bien sean del encéfalo (principalmente los gliomas, aunque existen otros) o los de sus cubiertas y nervios (principalmente los meningiomas y los neurimonas o schwannomas entre otros).

En la cirugía de estas lesiones se utiliza la más moderna tecnología como es el neuronavegador, que permite la localización exacta intraoperatoria de las lesiones en el cerebro mediante un ordenador donde se integran las diversas pruebas de imagen (TAC y Resonancia magnética) del paciente.

La utilización de la tractografía, que nos muestra las vías nerviosas del cerebro, junto con la resonancia magnética  funcional, que localiza las principales áreas del cerebro, supone una valiosa y novedosa herramienta que también se fusiona con la resonancia convencional en el neuronavegador para así evitar y minimizar el riesgo de lesión además de permitir realizar abordajes quirúrgicos más seguros y con menores incisiones.

Es primordial en el tratamiento de los tumores cerebrales una adecuada técnica microquirúrgica que se consigue con entrenamiento en el laboratorio y con el uso del Microscopio quirúrgico.

Durante la cirugía es posible utilizar, siendo algunas veces imprescindible dependiendo del caso, la monitorización neurofisiológica intraoperatoria, la cual mide en tiempo real como están las vías nerviosas del paciente, y complementa el uso del neuronavegador en la localización de áreas críticas cerebrales.

El tratamiento neurooncológico es multidisciplinar, esto significa que en el manejo de cada paciente actúan en equipo diversos especialistas que programan y siguen de forma conjunta el plan terapeútico. Es necesaria una buena comunicación y trabajo entre el neurólogo, el oncólogo, el radioterapeuta, el neurocirujano, el patólogo y el radiólogo para que fruto de ello se beneficie al máximo el paciente.

Neurocirugía funcional

Es aquella que se encarga del tratamiento de las enfermedades neurológicas como las que ocasionan trastornos del movimiento, principalmente la Enfermedad del Parkinson, así como otras patologías donde se requiera actuar sobre el dolor. En este tipo de patologías se interviene mediante la colocación de electrodos en el cerebro, la médula o los nervios para así obtener diversos efectos terapeúticos. Algunos tipos de epilepsia, resistentes al tratamiento médico, pueden beneficiarse de ello así como de la extirpación y resección del foco epileptógeno.

Cirugía vascular cerebral

Donde se trata la diversa patología vascular que puede afectar al encéfalo y la médula. Los aneurismas son lesiones que básicamente son dilataciones anómalas de las arterias cerebrales que pueden romperse causando hemorragias graves. El tratamiento de éstos puede realizarse mediante cirugía la cual se basa en una craneotomía (abertura del cráneo) y colocación de un clip en el cuello del aneurisma para así excluirlo de la circulación y evitar el posible sangrado. La otra opción terapéutica se basa en la radiología intervencionista, que consiste en realizar un cateterismo (introducir una especie de guía por una arteria, normalmente la femoral) que llega al vaso de la lesión y una vez allí ésta se emboliza mediante lo que se conoce como coil (una especie de muelle) asistido a veces mediante stents (otro tipo de muelle) o balones que se hinchan para remodelar los vasos sanguíneos.  En ocasiones se hace necesaria la utilización del abordaje conjunto de la cirugía y la radiología intervencionista para tratar lesiones vasculares complejas. Otras lesiones vasculares son las malformaciones arterio-venosas, los cavernomas o las fístulas arterio-venosas.

Neuroendoscopia

Que es el conjunto de técnicas que mediante el uso de instrumentos asociados a cámaras permite el abordaje y tratamiento de múltiples lesiones, algunas de ellas en localizaciones muy profundas y difíciles mediante mínimas incisiones. Son ejemplos de ello su utilización en tumores hipofisarios, tumores intraventriculares, algunos casos de hidrocefalia, patología discal o asistiendo y ayudando en cirugía convencional.

Traumatismo cráneo-encefálico

Tiene una elevada frecuencia en nuestra sociedad y a veces deja grandes secuelas sino la muerte. Es necesario tratar a tiempo las lesiones quirúrgicas en la urgencia para mejorar el pronóstico de los pacientes que lo sufren. Otras veces es necesario instaurar medidas de monitorización intracraneal para un adecuado tratamiento médico en la Unidad de Cuidados Intensivos. A posteriori puede estar indicada la intervención quirúrgica en aquellos pacientes que tengan defectos craneales con la colocación de plastias craneales o craneoplastias así como por la reparación de fístulas de líquido cefalorraquídeo secundarias a las lesiones iniciales.

Neurocirugía pediátrica

Los niños pueden verse afectados por diversas patologías específicas de su grupo de edad. Otras veces aunque la patología pueda ser similar a la del adulto necesita ser tratada de diversa manera volviendo a ser importante el tratamiento multidisciplinar entre neuropediatras, educadores, UCI infantil y neonatal, anestesia, neurocirugía, cirugía maxilofacial entre otros. Patología neuroquirúrgica frecuente en el niño es la hidrocefalia (acúmulo de líquido en las cavidades cerebrales que se conocen como ventrículos) de diversas causas y las malformaciones como las craneosinostosis (siendo la más frecuente de ellas la escafocefalia) que es la fusión precoz entre las suturas que están entre los huesos del cráneo.