Problemas de motricidad en los niños: causas y tratamientos


Hoy en día quien más quien menos piensa en la fisioterapia como modo de solucionar problemas motores como esguinces, fracturas o dolores de espalda. Sin embargo no pensamos en la fisioterapia como primera opción para los problemas neurológicos de los adultos y personas mayores y ya ni que decir como herramienta para solventar problemas que padecen los niños. Pues así es, para los niños la fisioterapia es igual de importante que para la población adulta. Generalmente la fisioterapia pediátrica está relacionada con problemas neurológicos como retraso o estancamiento en el desarrollo motor.

Tanto en bebés prematuros como en niños nacidos a término el desarrollo motor marca el desarrollo cognitivo y el desarrollo social. Es decir que un niño necesita tener las capacidades motrices acordes a su edad para poder explorar su entorno y crecer  como persona. Así pues, toda criatura que tenga problemas motrices necesita una atención especial que le estimule para que pueda interactuar con su entorno e ir desarrollándose.

Hay que tener en cuenta que un niño no es un adulto en miniatura por lo que el tratamiento que necesita no es el mismo que la que usualmente recibe la población adulta. El tratamiento de fisioterapia pediátrica es un trabajo especifico para el cual los profesionales deben especializarse. Es por ello por lo que no hay tantos centros como el IVANN, Instituto Valenciano Neurociencias que ofrezcan fisioterapia dirigida a la población infantil.

motricidad

Como problemas motrices entendemos toda dificultad física que interfiera en el desarrollo del niño. Por ejemplo: deformidades, rigideces musculares, dificultad para hacer movimientos, para mantenerse en una posición concreta… Y juntos con éstos podríamos mencionar muchos más. Las causas también son infinitas y en muchos casos cada persona manifiesta unas dificultades. Entre las causas más comunes destacamos dos.

Por un lado los bebés prematuros, quienes nacen sin una completa madurez y por tanto no están preparados para la vida fuera del vientre materno. Estos bebés precisan de unos cuidados especiales los primeros días o semanas de su vida que determinarán su futuro. Por ello es tan frecuente, y cada vez más, pues cada vez nacen más niños prematuros, encontrarnos bebés con un desarrollo motor distinto a otros bebés de su edad. Al nacer antes de las 40 semanas, cuando llegan al mundo aún tienen que luchar por sobrevivir antes de empezar a explorar como harían los bebés nacidos a termino. Estos días o semanas de lucha marcan el retroceso que pueden tener después en su evolución motriz. En otras palabras, son niños que tardan en mantenerse sentados solos, puede que no lleguen a gatear, les cuesta mantenerse de pie…

Por otro lado encontramos los niños con alguna patología. Hay casos de bebés que nacen ya con la enfermedad, casos que por complicaciones en el parto aparece la sintomatología y otros que nacen aparentemente sanos pero que con los años sufren diversos problemas.

Los problemas motrices son diagnosticados normalmente por los neuropediatras, médicos de cabecera y fisioterapeutas. Normalmente los niños son valorados mediante unas escalas para determinar si realiza ciertos movimientos desde diversas posturas acordes a su edad cronológica. Existen varias escalas con las que valorar parámetros como la motricidad fina y gruesa, coordinación viso-motriz, el modo en que se relaciona el bebé con su entorno… Los resultados obtenidos de cada niño se comparan con el desarrollo normal. No obstante, estos parámetros son generales ya que cada niño tiene su propio desarrollo y sigue su propio ritmo. Por tanto, el desarrollo normal solo debe tomarse como una referencia para valorar posibles problemas motrices.

motricidad-3

Los parámetros o puntos más típicos que se miden en las escalas son:

  • Mantenerse sentado sin respaldo o apoyos en las espalda a los 5-6 meses.
  • Mantenerse boca abajo y sacar brazos para poder jugar a los 4 meses.
  • Voltearse desde boca arriba a ambos lados a los 4 meses y voltearse desde boca arriba a boca abajo y de nuevo a boca arriba a los 7 meses.
  • Coger objetos con ambas manos tumbados boca arriba a los 3-4 meses y sentados a los 5-6 meses.
  • Andar solos sin cogerse a muebles o objetos o personas a los 12 meses.

Éstas son algunas pautas que si un niño no las consigue por ejemplo 4 meses después de lo estipulado como normal pueden tomarse como alarma. No tiene porque ser algo patológico pero es una buena manera de advertir a familiares y profesionales para que estén más pendientes del desarrollo del niño.

Pero estos puntos de alarma no son los únicos, existen otros puntos que también pueden ayudarnos. Por ejemplo que un bebé que nunca llore y que sea demasiado tranquilo. También aquellos niños que lloren mucho sin relación alguna con hambre, sueño, echar de menos a la madre… O incluso bebés que no crecen mucho ni de talla ni aumentan de peso o los niños que están siempre muy quietos y no tienen interés por relacionarse con su entorno.

Una vez diagnosticados los problemas motrices hay que ponerse manos a la obra. El trabajo de los fisioterapeutas se basa en estimular y darle facilidades al niño para que explore el entorno y por tanto pueda desarrollarse. Para combatir los problemas motrices cada niños necesitará un trabajo concreto pues cada uno tiene unas dificultades. Se trabaja con mucho material didáctico y de juego. Importante que tenga muchos colores, texturas, tamaños… Deben ser objetos que al bebé le llamen la atención por lo que muchas veces los propios juguetes son las mejores herramientas de trabajo.

La rehabilitación con niños debe ser constante y muy precisa ya que cualquier detalle determina la progresión del niño y en este caso la progresión significa el desarrollo de su vida. Además de la importancia que tiene nuestro trabajo sobre la población infantil, al ser tan frágiles no todos los profesionales se atreven a dedicarse a ellos. En nuestro centro, IVANN, Instituto Valenciano Neurociencias, no hemos querido dejar de lado a esta población y por eso asumimos la responsabilidad que supone el trabajar con niños. Queremos dar solución y ayudar a las familias de los niños que tenga problemas de desarrollo sean cuales sean sus problemas motrices.

María Gómez Orts, Fisioterapeuta de IVANN, Instituto Valenciano Neurociencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.