¿Algún problema? Trastornos adaptativos


Estres

Es posible que tras un cambio en la vida, (bien sea  una ruptura sentimental, una jubilación, la pérdida de un empleo,  dificultades económicas, una enfermedad dolorosa incapacitante, problemas familiares, etc.) algunas personas se hayan sentido desbordadas y hayan experimentado un malestar emocional ó ciertos cambios en su forma de comportarse, de intensidad superior a lo esperable y lo suficientemente significativo como para repercutir en su dia a dia (p. ej. disminución en el rendimiento laboral o la escuela, evitar las relaciones sociales, sentirse sin fuerzas para realizar actividades que previamente realizaba con normalidad, etc). En este caso podríamos encontrarnos ante un posible Trastorno Adaptativo.

La American Psychiatric Association, uno de los referentes en la psiquiatría a nivel mundial, ha publicado recientemente la 5º edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5). Dedica un capítulo entero a los distintos trastornos que precisan para su diagnóstico, la exposición a un evento traumático ò estresante. Estos son: Trastorno de apego reactivo, trastorno de relación social desinhibida, Trastorno por estrés post traumático, trastorno de estrés agudo y los trastornos de adaptación.

El Trastorno Adaptativo consiste en el desarrollo de diversa sintomatología emocional o comportamental, en relación con uno o más factores estresantes identificables (p. ej. serias dificultades en los negocios, problemas maritales, etc) que una persona no puede manejar con sus recursos habituales y causa un malestar superior a lo que normalmente cabria esperar y/o provoca un deterioro significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.

Esta sintomatología, se puede presentar inmediatamente al factor estresante, aunque también pueden transcurrir hasta 3meses desde el inicio del mismo. Una vez que el factor de estrés o sus consecuencias han terminado, los síntomas no se mantienen durante más de 6 meses (si dura más tiempo se habla de cronicidad o persistencia).

Los trastornos adaptativos se presentan a cualquier edad y son muy frecuentes en la población general. Puede aparecer solo, o acompañar a cualquier trastorno médico o a otro trastorno mental. Es importante detectarlo e identificarlo, ya que se asocian con un mayor riesgo de intentos de suicidio y con suicidios consumados. También se ha observado que  en las personas que padecen una enfermedad médica, el Trastorno de Adaptación podría complicar el curso de la enfermedad.

Respecto a los factores de estrés:

  • Pueden ser recurrentes (p. ej. determinadas épocas del año de mayor estrés) o continuos (p.ej. enfermedad dolorosa continua que causa gran discapacidad).
  • Pueden afectar a un solo individuo, una familia entera o a un colectivo mayor.
  • Algunos pueden acompañar el desarrollo de determinados eventos (casarse, divorciarse, ser padre, no alcanzar los objetivos en el trabajo, jubilarse, volver a casa de los padres, etc).

El impacto del factor estresante dependerá de características de la propia persona que lo padece, de experiencias previas similares y del apoyo que se tenga del entorno.

Lo más característico son las alteraciones emocionales y la impresión subjetiva de sufrimiento y malestar, pero pueden aparecer una gran variedad de manifestaciones clínicas:

  • Respecto al estado de ánimo, lo más frecuente es que se presente con tristeza y/o ansiedad, pero también puede aparecer irritabilidad, tendencia al llanto, sentimientos y expresiones de ira, asi como pérdida de interés en cosas que habitualmente disfrutaba. En ocasiones también se pueden presentar preocupaciones no resolutivas (ocupan una parte importante del dia a darle vueltas a un problema, incluso a veces aunque no lo deseen, apareciendo ese pensamiento de manera intrusiva, y sin llegar a ninguna solución), sentimientos de incapacidad, ineficacia, desamparo y de no poder soportar una situación.
  • Puede existir también afectación de la conducta (agresividad, reacción contra las reglas impuestas) y cierta tendencia al aislamiento social (menos ganas de quedar con amigos o relacionarse con las personas, prefiriendo estar solo y limitando las salidas del domicilio)
  • Podrían acompañarse también de síntomas físicos, como insomnio, palpitaciones, inquietud, dolor de cabeza, sensación de nudo en el estómago, cansancio, fatiga, sensación de falta de energía, etc.

Siguiendo la clasificación diagnóstica del manual DSM-5, y considerando lo explicado anteriormente, podemos hablar de distintos subtipos específicos del Trastorno de Adaptación:

  • Con estado de ánimo deprimido (predomina la tristeza, ganas de llorar, sentimiento de desesperanza)
  • Con ansiedad (predomina el nerviosismo, la preocupación, la agitación o la ansiedad de separación)
  • Con ansiedad mixta y estado de ánimo deprimido (predomina una combinación de depresión y ansiedad)
  • Con alteración de la conducta
  • Con alteración mixta de las emociones y la conducta
  • Sin especificar (cuando no se pueden clasificar en los subtipos anteriores)

El enfoque terapéutico es principalmente de tipo psicoterapeutico y de asesoramiento psicológico (Counselling) para posibilitar la reducción o eliminación del estresor. Cuando no sea posible actuar sobre el estresor, se proporcionarán técnicas de afrontamiento y se  establecerá un sistema de apoyo, a fin de recuperar el nivel de funcionamiento adecuado y así poder retomar su vida habitual.

En determinados casos, es razonable considerar la indicación psicofarmacológica con el objetivo de aliviar los síntomas asociados (p.ej el insomnio o la ansiedad). Dado el carácter transitorio del trastorno, se procura que el tratamiento sea limitado en el tiempo, aunque la duración del mismo dependerá de cada caso en particular.

Desde el IVAN nos planteamos que la persona sea capaz de superar el acontecimiento estresante así como las consecuencias que éste ha tenido en su vida, de manera que pueda retomar nuevamente todas las actividades habituales con normalidad.

Dra. Elena Díaz, Psiquiatra en IVANN